TOP

diariodeunazanahoria.es

¡Que viva la cerveza artesanal! – Long life to the artisanal beer!

Querido diario,

Con estos días de solazo que ha hecho por la isla me apetece hablarte de una de mis bebidas favoritas, la que se toma más fresquita, en las terrazas -delante del mar, mejor- y entre amigos: ¡la cerveza! Pero no me refiero a la cerveza cualquiera que podemos encontrar en los supermercados, sino a aquellas que son artesanales, como la que tienen en Veggys.

Ya sabes que me gusta buscar lo más exclusivo y delicioso, porque como digo siempre ¡no hay nada como lo hecho en casa! La cerveza artesanal es distinta a la industrial por varias cuestiones. La primera de todas y, para mí, la más importante, ¿sabías que sus ingredientes son naturales? No llevan químicos ni otros aditivos que sí se les añaden a las cervezas industriales. Es por ello que las cervezas artesanales son evolutivas: siguen fermentando en la botella. ¿Qué te parece? Además, como en el proceso de elaboración, el cariño tiene mucho peso, los maestros cerveceros quieren lo mejor para su cerveza y la hacen con producto local y de proximidad. ¡Y qué me gusta a mí una bebida hecha en el mismito lugar de nacimiento que yo! 

Está claro que es más fácil -y seguramente más barata- comprar una cerveza en una cadena de supermercado, pero es que para mí la calidad es algo muy importante. Por eso me gusta probar cervezas artesanales, incluso cuando viajo. ¡Descubro algunos sabores que me dejan boquiabierta y que me enamoran!

Aunque confieso que mis dos cervezas artesanales favoritas del mundo mundial son las que tienen en Veggys. Mira, ahora ya elijo a suertes si escoger la rubia o la morena: me encantan las dos y sus sabores no dejan de sorprenderme cada vez que las bebo. La rubia me deja un saborcito a naranja increíble, que mezclado con el toque de cilantro es la bomba. Y, la negra, me lleva a mi infancia, cuando comía regaliz aunque fuera un poquito amargo, ¡y es lo que tenía de especial! Me encanta recordar sabores y el toquecito de regaliz de la cerveza negra… ¡guau!

Mañana vienen mis primas a cenar a casa y como buena anfitriona voy a comprar unas cuantas cervezas de Veggys para poder disfrutarlas con ellas en casa. A ti, diario mío, te voy a dejar en la estantería disimuladamente – ¡no vayas a decir nada! – para que puedas escucharnos bien y oler desde cerquita las buenas cervezas. ¡Voy a empezar con los preparativos! Te escribo pronto.

Firmado,

Una Zanahoria cervecera.

___

Dear diary,

I take advantage of these sunny days on the island to talk to you about one of my favorite drinks, the one that should be drunk so cold, in terraces -better in front of the sea- and with friends: beer! But I’m not talking about any beers found in supermarkets, I’m referring those which are artisanal, as the one they have at Veggys.

You know me, right? I like to found the most exclusive and delicious, because as I always say, there’s nothing like homemade things! Artisanal beer is so different from industrial one due to many issues. First of all, and for me, the most important, did you know that its ingredients are all natural? They don’t have any chemicals or additives, unlike the industrial ones. Because of this, artisanal beers are evolutionary: they still fermenting in bottle. What do you think about it? Furthermore, as in the elaborating process, love is so important, master brewers want the best for its beer: they made it with local and proximity products. And I just love a beer made in the same place as me!

It’s clear that it’s more easy -and surely cheaper- to buy a beer in a supermarket, but for me, the quality is so so important. And I love tasting artisanal beers even while travelling. I discover some flavors which surprise me a lot, and I fall in love with them!

Although I admit that my two favorite artisanal beers in the whole world are the ones from Veggys. I don’t care about choosing the blonde or the black one: I love both and every time I drink them, their tastes surprises me so much. Blonde one has that incredible orange taste, which mixed with the coriander touch, it’s awesome! And the black one, takes me back to my childhood when I used to eat licorice, even if it was a bit bitter, that was the special thing! I love remembering flavors and the touch of licorice from the back beer, wow!

Tomorrow my cousins will come to have dinner at home, and as a good a hostess, I’ll buy some Veggys beers to enjoy with them. Dear diary, I’ll let you slyly on the shelf -be quiet please!- so you’ll be able to listen to us and smell closely our good beers. I’m gonna start to prepare everything! I’ll be back soon.

Signed,

A beer lover Carrot.

Post a Comment